Calasanz

 

Calasanz Chinchachoma La calle e-Revista Comentarios Ver comentarios

 

Los Hogares Calasanz llevan el nombre del fundador de la Orden de las Escuelas Pías y de la primera Escuela Popular gratuita de Europa.

José de Calasanz nació en Peralta de la Sal España en 1557. Estudió derecho y la carrera sacerdotal. Viajó a Roma en 1642 para obtener una canonjía, es decir, un puesto importante en la Iglesia para ganar el propio sustento y el de su familia.

Durante sus primeros años en Roma se dedicó a ejercer sus funciones de doctor en derecho. Su vida y obra se desarrollaba en palacios. Pero poco a poco fue encontrando la otra cara de la moneda: también había pobreza. Muchos niños no tenían acceso a la educación.

Mientras buscaba su canonjía tenía contacto con grupos religiosos dedicados, entre otras actividades, a las obras de caridad. También había parte de su tiempo como maestro particular de algunos niños. Otro a acontecimiento que seguramente influyó en sus posteriores decisiones fue la peste que azotó Roma en esa época.

 


 

La situación moral, pedagógica de Roma al finalizar el siglo XVI necesitaba, sin género de duda, una solución adecuada; precisaba de alguien que con clarividencia penetrase en los síntomas del mal y con una intuición feliz encontrase remedios eficaces, y, una vez encontrados, tuviera también la voluntad, la fuerza y el espíritu de sacrificio que se precisaban para poder llevarlo todo a la práctica, para crear un organismo estable, para lograr el objetivo deseado.

György Sántha

 

En el año de 1597 inició una experiencia de educación con niños pobres. En la sacristía de una parroquia llamada santa Dorotea se dedicó a enseñar algo más que el catecismo.  Fue entonces cuando se dio cuenta de la grave necesidad que pasaban los niños de Roma de aquel tiempo. Acudió al gobierno de la ciudad y a las órdenes religiosas más importantes pero nadie quiso escuchar. Él debía responsabilizarse de esos pequeños.

Así llegó a fundar una escuela popular gratuita que llamó “Escuela Pía”, es decir, escuela gratuita. En ese tiempo sólo los ricos podían recibir la educación elemental ya que sus familias contrataban un maestro particular que les enseñara los conocimientos básicos que requería la Universidad. Los niños pobres se quedaban al margen.

         El rumbo de la vida de este personaje cambia por completo. El sacerdote abandona sus pretensiones burocráticas y sus vestiduras de seda para dedicar su vida entera a los niños más pobres. Entonces es capaz de renunciar al puesto eclesial que tanto había buscado.

 

He encontrado en Roma

el modo definitivo de servir a Dios

haciendo el bien a los pequeños

y no lo dejaré por cosa alguna en el mundo.

San José de Calazas

 

 

         José de Calasanz preparaba a los niños para poder ingresar a la universidad, o bien, para ganarse la vida con los conocimientos del latín y del ábaco que la Escuela Pía les proporcionaba. Pronto encontró seguidores.

         La obra se extendió pronto. No sólo en Roma había niños pobres necesitados de educación. En vida, el fundador de las Escuelas Pías pudo ver su obra en 

         Con algunos de sus ayudantes formó una comunidad religiosa: la Orden de las Escuelas Pías. También tuvo colaboradores no religiosos como el calígrafo Ventura Sarafellini, autor de las letras “TV ES PETRVS ET SUPER HANC PETRAM…” que adornan la cúpula de la Basílica de San Pedro en Roma.

         Siempre pretendió la calidad de la educación que recibieran los niños pobres. Quiso que algunos de sus seguidores, llamados escolapios, prestaran un servicio a Galileo Galilei. Ayudaban al científico, ya invidente, y aprendían los avances de la ciencia.

Si desde la infancia

el niño es imbuido

 diligentemente

en la Piedad

y en las Letras,

puede preverse,

 con fundamento,

 un feliz

transcurso de su vida.

 

San José de Calasanz

Los alcances de la Escuela Pía no eran solamente dar educación a los niños que no la tenían. Calasanz tuvo claro que la escuela debía ser un germen transformación social. Los pobres con educación tendrían acceso a unas condiciones de vida dignas. Esto impactó con fuerza a la sociedad de su tiempo y, aunque hubo enemigos, también hubo gobernantes que pidieron Escuelas Pías para sus ciudades.

         El grupo de Calasanz se convirtió en una Orden religiosa: la Orden de las Escuelas Pías que después de cuatro siglos continúa extendiéndose por más de cincuenta países. Los escolapios (religiosos de las Escuelas Pías) se dedican a la educación de los niños y jóvenes, principalmente los más pobres. Llevan a cabo esta labor en escuelas, parroquias, grupos scouts, voluntariados, proyectos de educación popular y en hogares.

Los Hogares Calasanz son la respuesta de los escolapios de México a la necesidad de los niños que sufren el abandono en las calles. Queremos hacer vida los ideales de Calasanz aquí y ahora, con los niños que hoy encontramos en las calles.

Francisco de Goya,

Ex-alumno de las Escuelas Pías.

“Última comunión de Calasanz” 1819

 

Para mayores informes con relación a HOGARES CALASANZ favor de contactar informacion@calasanz.org.mx

Principal